La desmilitarización del Estado Palestino no tiene base jurídica internacional

Louis René Beres *

La Autoridad Palestina (AP), oficialmente un Estado Observador No miembro de la Asamblea General de las Naciones Unidas, probablemente buscará el próximo mes una resolución del Consejo de Seguridad a favor de la soberanía palestina completa, probablemente como parte de una iniciativa de cooperación del Consejo de Seguridad con Francia. A raíz de una iniciativa de este tipo, el presidente EE.UU. actual, o el próximo presidente de EE.UU. podría entonces ser compelido a aceptar la posición de la AP sobre la base de una posible “desmilitarización”.
Por desgracia, dicho reconocimiento no tendría ningún valor legal o práctico. Por lo tanto, ningún estado llamado Palestina puede nunca debe ser aprobado por ninguna promesa aparente de la desmilitarización.
Sea quien gane las elecciones de noviembre, el próximo presidente de EE.UU. tendrá que hacer frente a la cuestión de la estatalidad de la Autoridad Palestina.
Por el momento, el aprobar dicha nueva soberanía árabe – el estado árabe número 23 – parece depender de cierta aceptación previa de una “desmilitarización” palestina. Después de todo, se dice, un nuevo presidente que no tenga en cuenta este requisito aparentemente prudente colocaría de inmediato a los Estados Unidos en marcado enfrentamiento con Israel.
De manera más precisa, pondría a Washington en desacuerdo con los requisitos básicos ya establecidos expresamente por el primer ministro de Israel, Biniamín Netanyahu.
No obstante, hay una ironía sustancial a respecto de este requisito. En pocas palabras, una significativa desmilitarización palestina nunca podría tener lugar. La razón: la jurisprudencia internacional no podía permitirlo. En primer lugar, el derecho internacional no necesariamente apoyaría la sumisión palestina frente a cualquier limitación de los acuerdos negociados en relación con los ejércitos nacionales y las fuerzas armadas.
Pero ¿qué sucedería si un estado palestino plenamente soberano estaría, de hecho, dispuesto a considerarse obligado por un acuerdo pre-estatal de desmilitarización?

Excusas a mano para quebrar acuerdos no faltarán

Todavía hay un gran problema. Incluso en estas circunstancias improbables, el nuevo gobierno árabe palestino probablemente podría identificar un pretexto amplio y la posibilidad de invocar la terminación de un “tratado” legal. Estos son algunos ejemplos específicos:
La futura Palestina podría retirarse de cualquier acuerdo de este tipo debido a que lo consideraría como una “violación grave”, una supuesta violación por parte de Israel, que habría afectado el objeto o propósito del acuerdo. También podría recurrir a lo que el derecho internacional llama Rebus sic stantibus: “derogación permisible”, conocido más popularmente como “un cambio fundamental en las circunstancias.”
Si Palestina se declara vulnerable a los peligros no previstos anteriormente, tal vez incluso de parte de las fuerzas multinacionales, o de parte de las fuerzas de otros ejércitos árabes o insurgencias que podrían de repente aparecer, podría terminar legalmente su compromiso previamente arreglado de permanecer desmilitarizada.
Hay otra razón por la cual cualquier esperanza de desmilitarización palestina debe seguir siendo insoportable. Después de la declaración de independencia, un gobierno palestino – cualquier gobierno palestino – podría excusarse sobre determinados errores anteriores a la independencia de hecho, como un motivo adecuado para invocar la terminación del acuerdo. En este sentido, los motivos que pueden ser invocados en el derecho interno para invalidar los contratos podrían aplicarse también en el derecho internacional.

Aspectos que implican nulidad jurídica internacional

Además, estrictamente hablando, recordando la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados (1969), un tratado auténtico debe darse siempre “entre los estados.”
Por encima de todo, sin embargo, cualquier tratado es nulo si, en el momento de su entrada en vigor, está en oposición con una norma “imperativa” del derecho internacional – es decir, aquella de la que “no se permite suspensión”.
Como el derecho de los Estados soberanos de mantener las fuerzas militares para la defensa propia es siempre una norma de este tipo, Palestina sería dentro de su legítimo derecho a revocar cualquier acuerdo anterior a la independencia que obligaba (de modo inadmisible) a su propia desmilitarización.
Entendiendo estas consecuencias, el próximo presidente de EE.UU., no debería recurrir a cualquier promesa supuestamente legal de desmilitarización palestina. El estado palestino futuro puede optar por invitar a ejércitos o terroristas extranjeros en su territorio, incluso en el caso de que el gobierno original pudiese haber sido derrocado militarmente por fuerzas islamistas, sin violar el derecho internacional.

La desmilitarización palestina también es peligrosa para Israel

Al final, el peligro principal para Israel de la desmilitarización palestina sería mucho más práctico que jurídico. La ilusión de la desmilitarización sin la capacidad de hacer cumplirla podría ser una amenaza potencialmente letal.
Incluso ahora, las versiones predominantes del proceso de paz en Oriente Medio en general, se derivan de la mala interpretación de la historia y de los persistentes objetivos palestinos. Desde el principio, cada facción palestina ha considerado el territorio completo de Israel como “Palestina ocupada”. Desde el principio, ni una sola facción palestina ha expresado su satisfacción cada vez que se ofrece una solución de dos estados.
La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) se formó en 1964, tres años antes de que existieran los “territorios ocupados por Israel”. Entonces, ¿cuál era la original intención de la OLP “liberar?” Incluso ahora, los palestinos siguen tan divididos como siempre; aún no está claro, por lo tanto, que se pueda hablar con autoridad real de cualquier Estado palestino aún plausible. El presidente palestino, Mahmoud Abbás, se encuentra en el undécimo año de su mandato de cuatro años; en caso de que se llegue a un acuerdo nada sustantivo, otros podrían legítimamente reclamar más tarde, mucho después de que la tierra puede haber sido irreversiblemente “intercambiada”, que no tenía autoridad legal para tomar una decisión, y puede que tengan razón.
Por otra parte, para Israel y los Estados Unidos, esta condición insuperable de fragmentación complica cualquier esperanza aún persistente por la desmilitarización palestina.
Un estado palestino – cualquier estado palestino – podría representar un peligro mortal para Israel, especialmente si ocurre aproximadamente al mismo tiempo que la nuclearización de Irán. Este peligro no puede ser eliminado o incluso reducirse por cualquier compromiso palestino de desmilitarizarse antes de la independencia.
El próximo presidente de EE.UU. tendrá que estar preparado para hacer lo que sea necesario para evitar la creación de otro estado enemigo, que tendría una alta probabilidad de convertirse rápidamente en un nuevo punto de lanzamiento de ataques terroristas yihadistas alrededor de la región, y posiblemente del mundo.

Fuente: Gatestone. Louis René Beres es profesor emérito de Derecho Internacional en la Universidad de Purdue.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s