Oriente Medio, entre malos acuerdos y muestras de fuerza…

kerry

El secretario de Estado John Kerry y el Canciller Iraní Mohamed Yavad Zarif

De Bryan Acuña (Analista Internacional) para Grupo Información Costa Rica – Israel

La última noticia de la semana nos toma por sorpresa a todos en el marco de las tensiones en Oriente Medio, el “G5+1” (Las potencias permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania) lograron  llegar a un acuerdo sobre el plan de desarrollo nuclear iraní, lo que suavizará las sanciones contra el país persa y esto a su vez dispone de un plan que busca limitar las posibilidades de que las investigaciones en materia nuclear sea solamente para fines civiles. El texto[1] en general plantea los siguientes aspectos como la hoja de ruta a seguir sobre los controles que recibirá el país asiático:

  • El acuerdo nuclear prevé que el programa de enriquecimiento de uranio sea limitado y supervisado por un periodo de hasta 25 años, mientras que el 95 por ciento de uranio ya producido por Irán deberá ser diluido o enviado al exterior, informó Efe.
  • Por otra parte, el pacto habla de “controles estrictos” de hasta un cuarto de siglo de todas las actividades nucleares iraníes por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). Como contrapartida se levantarán todas las sanciones impuestas a Irán debido a su programa nuclear, tanto económicas como diplomáticas.
  • Este pacto de principios se debe desarrollar hasta el próximo 30 de junio, fecha límite para lograr un pacto definitivo que cierre 12 años de disputas.
  • Asimismo, dos tercios de las capacidades de enriquecimiento de uranio deben estar bajo permanente supervisión durante los primeros diez años del acuerdo. El enriquecimiento de uranio es una de las partes más sensibles de las ambiciones nucleares iraníes debido a su doble uso, tanto civil como militar.
  • En ese tiempo, el enriquecimiento de uranio para fines de investigación y desarrollo se podrá llevar a cabo de forma limitada y bajo estrictos controles.
  • Irán ha acordado no construir ninguna infraestructura con el propósito de enriquecer uranio durante 15 años. Además, reducirá a 6.104 centrifugadoras sobre las 19.000 que tenía.
  • La declaración dice que el Consejo de Seguridad de la ONU adoptará una nueva resolución que apoye este plan de acción, terminará con las sanciones nucleares y restringirá otras medidas punitivas durante un tiempo determinado.

Sin embargo, a pesar de dicho acuerdo, los guiños bélicos de Irán no se detienen, su retórica anti occidental no ha dejado de escucharse los viernes en las principales mezquitas del país, y su financiamiento para agrupaciones islamistas en Yemen, Gaza, Líbano y Siria no se han detenido. Sus ejercicios militares de cara a eventuales confrontaciones con fuerzas occidentales están a flor del día y además su influencia en varios países de la región, hace pensar que ciertamente las potencias se están dejando llevar por las melodías del “flautista Rohani[2]”, mientras no ven con detenimiento la situación convulsa de Medio Oriente en medio de una guerra sectaria cuya magnitud no se ha evaluado hasta el momento.

El régimen de los ayatolas ha ampliado su zona de influencia en la región, tratando de competir mano a mano con Arabia Saudita quien ostenta el título de gran líder islámico de la zona, solamente que representando las fuerzas sunitas, los persas, con su radio de acción ampliado en zonas importantes del Golfo, como Iraq donde trabaja de la mano con el gobierno de Fuad Masum en contra del avance del denominado Estado Islámico. Pero ya desde antes la influencia persa había llegado al país desde que se gestó la caída del régimen de Sadam Hussein. Desde entonces el crecimiento del poder iraní en la zona ha crecido y ampliado en otras partes donde también tienen sus enclaves religiosos y se amplía su fuerza política – militar.

La región está encaminada a muchos cambios, algunos de los Estados que fueron formados por las fuerzas coloniales después de las guerras mundiales están encaminados a cambiar su composición geográfica histórica actual. Los conflictos sectarios, sumados a las intenciones de tener mayores zonas de influencia, empujan principalmente a los países musulmanes a realizar algunas modificaciones que les permitan fortalecerse agrupándose por afinidad religiosa. Por lo que cualquier acuerdo que modifique o de señales de cambios en el mapa de influencia de los grupos que ostentan el poder podría ampliar la gravedad de las confrontaciones en la zona, el patrocinio de agrupaciones paramilitares y un aumento en los atentados terroristas.

A pesar de lo citado anteriormente, los gobiernos occidentales, principalmente Estados Unidos se atribuyen una victoria en el tema del desarrollo nuclear iraní. En el caso específico del presidente Obama, se señala un triunfo aún superior a los acercamientos con el gobierno cubano, aún y cuando en el caso iraní no hay nada concreto todavía y muchas cuestiones podrían cambiar en el camino, o darse de otra forma; ya anteriormente Irán ha mentido y enviado cortinas de humo para tapar sus verdaderas intenciones.

También se debe destacar que al menos dos aliados iraníes están dentro de los promotores de este acuerdo, China y Rusia y en el ejercicio del poder de influencia de la región, ninguna situación se saldrá de la agenda de estos países, por lo que el cumplimiento de la hoja de ruta trazada también tendrá sus matices designados en Pekín y Moscú.

Quedan muchas dudas con este acuerdo, quizás porque reportes de inteligencia de varios países occidentales sospechan de cantidades de centrífugas subterráneas que posee el régimen iraní que no han dejado de trabajar y que como se informó además, la planta de agua pesada de Arak y el reactor de Fordo no dejarán de funcionar. Lo que levanta sospechas claras de que algo no camina del todo bien.

No se puede celebrar esta “hudna” nuclear, los supuestos 25 años de supervisión se podrían ver reducidos en el momento que Irán logre cambiar las condiciones de poder en la zona, tiene respaldo militar de potencias que buscan hacerse con el control de la zona, principalmente los rusos que ostentan intereses de controlar las regiones de Eurasia y recurre a sus aliados para flanquear sus zonas marcadas y como fue citado con anterioridad, en las condiciones actuales la hoja de ruta lograda por el G5 + 1 no escapa de tener matices bajo los estándares del “Smart Power” del Kremlin, quien además cuenta con su socio en Pekín quien con su diplomacia de billetera fácil fortalece cualquier situación que perjudique los intereses de Occidente en la región de Medio Oriente.

La “Taqqiya” del régimen de los ayatolas podría pasarle pronto la factura a un ingenuo Obama que si no fuera por las dudas del congreso dominado por los Republicanos más la negativa de algunos demócratas en las decisiones de la agenda de exteriores del presidente norteamericano, estarían en estos momentos pagando más consecuencias de decisiones que le restan poder y autoridad a la cabeza del país más poderoso del mundo. Y con este comportamiento a lo “Chamberlain” del presidente estadounidense, la factura la pagarán en conjunto con otras potencias de Occidente.

[1] http://www.elmundo.es/internacional/2015/04/02/551d4e26268e3ef7098b457d.html

[2] http://www.radiojai.com.ar/OnLine/notiDetalle.asp?id_Noticia=67540

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s