Espionajes ”amistosos” buenos y malos

ISRAEL USA

Una de las falsedades que gracias a una machacona repetición es considerada por distintos sectores de la opinión pública mundial como una verdad incontrovertible, es que Israel es una especie de super-agente de Estados Unidos en Oriente Medio. Por el escritor Egon Friedler.

La versión conspirativa árabe de esta mentira reiterada va más lejos: Estados Unidos está dominado por poderosas organizaciones judías e israelíes.

Si hay algo que pone en evidencia la total inconsistencia de estas supercherías es el caso Pollard.

Jonathan Pollard es un ciudadano norteamericano que, como oficial de la Inteligencia naval, realizó tareas de espionaje para Israel a comienzos de la década del siglo pasado. Fue detenido en 1985 y accedió a declararse culpable (lo que debía ahorrar a Estados Unidos un embarazoso juicio público) a cambio de la reducción de su pena.

La estimación de su esposa y sus abogados era que a lo sumo recibiría siete años de cárcel que es el castigo máximo para espías de países amigos. Sin embargo, las autoridades judiciales influidas por las declaraciones del entonces secretario de Defensa, Caspar Weinberger, y por la llamada comunidad de inteligencia, quebrantaron su promesa y condenaron a Pollard a cadena perpetua.

Ya se cumplieron 28 años de su condena y a pesar de todas las gestiones del Ejecutivo israelí y de pedidos de influyentes ex funcionarios del Gobierno norteamericano, Pollard sigue en la cárcel.

Si bien Israel negó durante años su vinculación con Pollard, en 1998 el Gobierno hebreo reconoció que había actuado como agente suyo. Poco después le concedió la ciudadanía y desde entonces los dirigentes del país han solicitado insistentemente su liberación sin obtener resultados.

Según reconoce Lawrence Korb, sub-secretario de Defensa de Estados Unidos durante la presidencia de Reagan, su ex jefe, Caspar Weinberger, afirmó que los documentos que Pollard entregó a Israel fueron a pasar a manos soviéticas. Por ello, a su juicio, el caso de Pollard no era diferente al de espías que vendían información a la Unión Soviética por lo que era culpable de traición.

Sin embargo, el mismo Korb admitee en un artículo en «Los Angeles Times» el 28 de octubre de 2010 que esta actitud carecía de verdadero fundamento. El director de la CIA entre 1993 y 1995, James Woolsey, luego de estudiar el caso, llegó a la conclusión de que las informaciones pasadas a Israel nunca llegaron a manos soviéticas. Korb señala que el propio Weinberger, en un reportaje de 2004, admitió que retrospectivamente el asunto Pollard era una cuestión menor. Significativamente no lo citó en su libro de memorias.

Durante el período del presidente Clinton, el tema de Pollard fue una y otra vez moneda de canje en las negociaciones tripartitas entre norteamericanos, israelíes y palestinos. Clinton prometió a tres primeros ministros israelíes, Rabín, Peres y Netanyahu, liberar a Pollard, pero al igual que las autoridades judiciales norteamericanas, no cumplió con la palabra empeñada.

Según varias fuentes – incluyendo al ex secretario de Estado Kissinger – lo que determinó la conducta del ex presidente fue la reiterada amenaza del entonces director de la CIA, Georges Tenet, de renunciar en caso de que Pollard fuera liberado.

La esposa y los abogados de Pollard consideran que la tenaz negativa a su liberación se debe a que descubrió que Estados Unidos ocultaba información vital para la seguridad de Israel pese a la existencia de un memorandum de entendimiento de 1983 por el cual la Administración norteamericana se comprometía a transmitir esta clase de información a los israelíes.

La información no entregada a Israel incluía datos sobre avances de países como Siria, Irak, Irán y Libia para obtener armas químicas, biológicas y nucleares. Asimismo, daba cuenta del desarrollo de misiles de medio y largo alcance por parte de dichos países así como de la planificación de atentados terroristas contra blancos civiles israelíes.

Hoy es evidente que el daño hipotético que Pollard pudo haber causado a Estados Unidos fue insignificante.

Más allá de la violación de los jueces norteamericanos del acuerdo con Pollard, la injusticia de su largo encarcelamiento es evidente porque nunca en la historia de Estados Unidos ninguna otra persona recibió una sentencia de cadena perpetua por pasar información clasificada a un país aliado.

Por lo demás, en el sitio oficial del Comité por la Liberación de Pollard se citan múltiples casos de espías de diferentes países hostiles que cometieron faltas considerablemente más graves contra la seguridad de Estados Unidos y fueron tratados de manera mucho menos severa.

La dureza con Pollard contrasta con la frivolidad y el tono amable con la que se manejó el descubrimiento de la red de espías rusos en Nueva York en junio de 2010. No cumplieron condena alguna. En menos de un mes fueron canjeados por espías norteamericanos en Rusia, entre ellos el físico nuclear Igor Sulyagin, que había sido condenado a 14 años de prisión.

La estrella de la red de espionaje rusa, Ana Chapman, pronto inició una exitosa carrera en la televisión rusa y la prensa informó estos días de que sería candidata al Parlamento por el partido de Vladimir Putin, «Por Rusia Unida».

Pero sin duda, ahora más que nunca hay muy buenas razones para reclamar con mayor energía la liberación de Pollard. Actualmente, cuando todo el mundo sabe que Estados Unidos espía a países amigos, es decir, comete el mismo delito que cometió Pollard, cabe preguntarse con qué derecho moral sigue castigando a este ciudadano norteamericano, cuya conducta parece bastante más explicable que la del Gobierno norteamericano en relación a sus países aliados.

Al margen de la gran agenda común que Israel tiene con Estados Unidos, es hora de reclamar por todas las vías posibles, que se ponga fin a este castigo injusto basado en una promesa violada arbitrariamente por varios gobiernos estadounidenses.

La liberación de Pollard a esta altura constituye además un interés nacional de Estados Unidos por una razón más que evidente: a medida que crece la indignación mundial por el espionaje en gran escala en países amigos, es indiscutible la hipocresía y el doble rasero en el caso Pollard. No hay espionajes amistosos «buenos» y «malos».

Fuente: Israel en Linea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s